Martes, 24 Octubre 2017  
1ª Iglesia Cristiana Evangélica de Colmenar Viejo (Madrid)
Excursión Unida y Bautismos 2017
Escrito por Administrator   
Domingo, 16 de Julio de 2017 18:05

Excursión Unida y Bautismos 1 Julio 2017

Embalse del Pontón Alto - Granja de San Ildefonso (Segovia)

Pulsa en este enlace para ir al Album de Fotos

Excursión Unida y Bautismos 2017

Última actualización el Domingo, 16 de Julio de 2017 18:14
 
Retiro 2017
Escrito por Administrator   
Domingo, 29 de Mayo de 2016 20:48

XXIV RETIRO DE IGLESIA

30 de Abril a 2 de Mayo 2017

GUADARRAMA (Madrid)

Pulsa en este enlace para ir al Album de Fotos

XXIV Retiro de Iglesia

Última actualización el Miércoles, 24 de Mayo de 2017 15:40
 
Diaspora de los Jovenes III
Escrito por Administrator   
Sábado, 06 de Mayo de 2017 20:05

LA DIÁSPORA DE LOS JÓVENES (III)

ESTUDIO Nº 72

por DANIEL PUJOL COSTA

(Publicado en la revista EDIFICACIÓN CRISTIANA, Enero – Febrero 2011. Nº 247. Época X. Permitida la reproducción total o parcial de esta publicación, siempre que se cite su procedencia y autor.)

canasta basquetFrente a la diáspora de la juventud en las iglesias hay muchas interpretaciones pero principalmente  podríamos hacer mención de dos bloques. Uno es el que atribuye la responsabilidad a la iglesia local. El otro es el que atribuye la responsabilidad a los mismos jóvenes que se marchan. La que responsabiliza a la iglesia dice entre otras cosas que la congregación local no sabe conectar con los nuevos jóvenes porque no sabe hablar su mismo lenguaje y no es suficientemente madura para adaptarse a los nuevos tiempos y, por consecuencia, se produce un cisma. La otra interpretación, por el contrario, responsabiliza el joven de no querer saber nada de Dios y de querer solamente emociones y diversión  por lo que  si decide marcharse, será porque le interesa más aquello que le ofrece “el mundo” que aquello que le ofrece Dios.

Frente a estas dos interpretaciones ¿Cuál es el error más grande en el que podemos caer? Defender a capa y espada una de ellas. Es un error porque seguramente las dos interpretaciones tengan parte de verdad pero el gran problema es que ambas retroalimentan su contrariedad y separan aún más la conexión entre el joven y el resto de la comunidad local.

Vivencias

Hace un tiempo estuvimos haciendo un trabajo de reflexión sobre este asunto en una iglesia. Se trata de una congregación en la cual los jóvenes han ido saliendo en los últimos años y los que quedan se pueden contar con los dedos de una mano.

Hicimos unos grupos de trabajo y debate, y una de las preguntas que planteamos a los miembros de esa iglesia era la siguiente: “¿Por qué creéis que los jóvenes se van de la iglesia?”. A lo que alguien respondió diciendo: “¡Eso se lo deberían preguntar a ellos!”. Una iglesia que responde así a una pregunta como ésta, automáticamente cierra las puertas a la solución del problema. Porque la persona que respondió no dijo: “eso se lo deberíamos (nosotros) preguntar a ellos”, sino que rehusó toda responsabilidad diciendo: “eso se lo deberían (alguien) preguntar a ellos”. Mi pregunta es ¿quién se lo debería preguntar entonces?
Si consiguiéramos escucharnos a nosotros mismos un poco más, descubriríamos muchas cosas acerca de cómo hemos entendido las cuestiones de iglesia, familia y comunidad, y también de cómo vivimos la fe en medio del pueblo de Dios.
El tiempo pasó y pude volver a visitar esa iglesia. Era un domingo por la mañana y al llegar me senté al lado del único joven entre 16 y 18 años que quedaba. Recuerdo que la iglesia se levantó a una para cantar un himno. Yo me encontraba pensativo mientras escuchaba cantar a ese chico que tenía a mi lado. En mitad del cántico se me ocurrió preguntarle algo: “Oye, ¿tú crees en Dios?”. El joven no pudo evitar mirarme con cara de sorpresa y extrañado y me respondió: “Claro”. Entonces yo pensé para mis adentros: “Dani se te ha ido la olla”. Al terminar la reunión ese chico quiso saber por qué le había hecho esa pregunta durante la reunión pues –según él-, le había dejado “rayado”. Yo le respondí: “Bueno… como nos hemos visto en otras ocasiones cantando y diciendo cosas tan fuertes al mismo Dios, pero no nos conocemos demasiado, he pensado en preguntártelo”. ¿Sabéis qué me dijo entonces? “Hombre… yo normalmente voy a la iglesia aunque el domingo pasado no pude venir…”. Y yo pregunto: ¿Qué tiene que ver la velocidad con el tocino? Y le dije, “no, tranquilo, si yo tampoco fui el domingo pasado”. Y me dijo: “Bueno, en realidad, si te soy sincero, yo sí que creo en Dios pero… tengo mis dudas”. En 17 o 18 años que llevaba ese joven en la iglesia ¿nadie pensó en preguntarle si entendía lo que cantaba?
Los evangélicos conocemos muy bien la teoría. Por ejemplo, sabemos que uno no es salvo por el simple hecho de que asista regularmente a los cultos. Por el contrario parece que las alarmas no se encienden entre nosotros hasta que uno deja de asistir a nuestras reuniones. Entonces comenzamos a orar por tal persona, se le llama y se pone de manifiesto una preocupación por su vida alegando que se está “apartando” o está “dejando” las cosas de Dios.

Puedes seguir leyendo este Estudio o bajártelo en formato PDF en este enlace.

Última actualización el Domingo, 23 de Julio de 2017 17:44
 
Más artículos...
<< Inicio < Prev 1 2 3 Próximo > Fin >>

Pág. 2 de 3

Encuestas

¿Por qué cree usted que Jesucristo murió en la cruz?
 

¿Quien esta en linea?

Tenemos 23 invitados conectado(s)
© 2017 1ª Iglesia Cristiana Evangélica de Colmenar Viejo (Madrid)
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.