Sábado, 28 Mayo 2022  
Iglesia Cristiana Evangélica de Colmenar Viejo y Manzanares el Real (Madrid - España)
Cómo nos llegó la Biblia
Escrito por Administrator   
Miércoles, 05 de Enero de 2022 17:34

ESTUDIO: ¿CÓMO NOS LLEGÓ LA BIBLIA?

TEORÍA Y PRÁCTICA EN EL USO DE LA BIBLIA

ESTUDIO Nº 90

por PEDRO PUIGVERT

(Publicado en la revista EDIFICACIÓN CRISTIANA, Mayo - Agosto 2019. Nº 289. Permitida la reproducción total o parcial de esta publicación, siempre que se cite su procedencia y autor.)

Prefacio

En este estudio intensivo pretendemos acercarnos a la Biblia con una finalidad práctica, sin descuidar los aspectos teóricos que nos ayuden en nuestro propósito de dar a conocer su contenido para su aplicación actualizada al estilo de vida del cristiano en el mundo de hoy. Una de las dificultades principales que ha de hacer frente el predicador, y todo aquel que quiere comunicar el mensaje bíblico,
es el de trasladar este mensaje de su contexto original al contexto en que vive el lector actual o el oyente, para producir el mismo impacto que tuvo en los lectores primeros. Esta problemática se halla presente en la traducción de las Escrituras y buena parte del trabajo del traductor consiste en traspasar un texto desde su contexto primario al contexto de la segunda lengua en que traduce. La importancia de la traducción de la Biblia está fuera de toda duda, pero también es fundamental la labor del intérprete.
Dijo René Padilla, en una conferencia que impartió hace unos años en Barcelona que “la hermenéutica es esencialmente la ciencia y el arte de explicar en una situación histórica moderna la palabra de Dios que originalmente fue explicada en un medio ambiente hebreo o grecorromano, con el propósito de lograr que la vida de los lectores u oyentes se conforme a la voluntad de Dios. Entendida en estos términos, la hermenéutica está fuertemente ligada a la situación del intérprete”.

 

El proceso en que la palabra de Dios llega al lector o al oyente, tiene en cuenta tres fases:

1. Primera: Hermenéutica (conjunto de normas para la interpretación del texto bíblico). Evidentemente, todo aquel que tiene un ministerio debería conocer.

2. Segunda: Exégesis (aplicación de las normas de interpretación para conocer el significado del texto bíblico).

3. Tercera: Predicación (transmisión del significado original a la situación del oyente. Establecer un puente entre la antigüedad del texto y la actualidad del oyente. (Recomiendo “La predicación, puente entre dos mundos” de J.R.W.Stott).

1. Introducción

Un lector de Belfort (Francia), envió un comentario sobre una de las notas bíblicas de la UB francesa, adjuntando una oración que decía: “Señor, danos que podamos comprender y aceptar tu palabra (la Biblia) sin que jamás tengamos que buscar su interpretación”. Esta oración traduce la voluntad de aceptar el mensaje bíblico sin comprometerse. Para su autor, interpretar es traicionar. El deseo de acoger la palabra bíblica de la manera que es dada evitando cuidadosamente todo lo que la pueda adulterar, debería, en efecto, constituir el punto de partida de todo trabajo bíblico. Repitámoslo, no solamente para tranquilizar a los que sospechan de los comentaristas bíblicos, y les acusan de intelectualismo e incluso de falta de lealtad con respecto al texto. Señalemos también, sobre todo para que no se diga que no lo hacemos suficientemente, cuán real es la tentación de arreglar el mensaje bíblico al gusto del consumidor.

1.1 ¿Es posible el literalismo?

Si verdaderamente se pudiera disminuir el riesgo evitando todo esfuerzo de interpretación, entonces no haría falta consultar o leer comentarios bíblicos. El problema es que no hay nadie que pueda librarse del esfuerzo intelectual sin riesgo de equivocarse. Los que creen que pueden ser dispensados del uso de la exégesis, están asimismo expuestos al peligro de hacer decir al texto lo que a ellos se les antoja que dice. Por ejemplo, la mayoría de las sectas elaboran su doctrina sobre la base de textos bíblicos tomados de manera literalista, practicando la “exégesis de la cantera”. El sentido literal de textos aislados de su contexto ha procurado lo esencial a las bases aparentemente bíblicas de su doctrina. Es precisamente cuando han rehusado conscientemente o no han entrado en el trabajo de interpretación que ellos han tomado la vía sectaria. Porque, interpretar es en principio, reconocer que leyendo un texto, el lector se encuentra entre el texto bíblico y el autor que lo ha redactado. El lector
se interpone con su cultura, es decir, con su lengua, su mentalidad y todos los hábitos de pensamiento, aunque no siempre es consciente de ello. La lectura que uno cree que es literal, es decir, sin intermediarios y sin interpretación, es en realidad la lectura que hago a partir de mi cultura y de mis apriorismos. Es, pues, porque sé que soy pecador y que no estoy resguardado del riesgo de tomar mis propias ideas por las de Dios, que el trabajo de interpretación es necesario.

 

Puedes seguir leyendo este Estudio o bajártelo en formato PDF en este enlace.

Última actualización el Miércoles, 05 de Enero de 2022 18:23
 
4 Leyes
Escrito por Administrator   
Martes, 29 de Noviembre de 2016 12:41

4 LEYES

(Todos los textos empleados en este artículo han sido sacados de la Biblia de Estudio Siglo XXI, versión Reina Valera Actualizada)

 leyes espirituales

1. PRIMERA LEY

Dios te AMA y tiene un PLAN MARAVILLOSO para tu vida.

El Amor de Dios

"Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree no se pierda, más tenga vida eterna" (Juan 3:16)

El propósito de Dios

Cristo afirma: "Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia" (Juan 10:10b)

¿Por qué la mayoría de las personas no experimentan la vida en abundancia?

2. SEGUNDA LEY

Porque el hombre es PECADOR y está SEPARADO de Dios; por lo tanto no puede conocer ni experimentar el amor y el plan de Dios para su vida.

El hombre es pecador: "Porque todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios" (Romanos 3:23). El hombre fue creado para tener relación perfecta con Dios, pero debido a su egocentrismo y desobediencia, escogió su propio camino, y la relación con Dios se interrumpió. Éste acto de volunbtad propia que se manifiesta por una actitud de rebelión activa o indiferencia pasiva, es una evidencia de lo que la Biblia llama pecado.

El hombre está separado: "Porque la paga del pecado es muerte" (separación espiritual de Dios) (Romanos 6:23)

Ley 2

Dios es santo y el hombre pecador. Un gran abismo les separa. El hombre trata continuamente de encontrar a Dios y la vida abundante mediante su propio esfuerzo, "no haciendo mal a nadie", con una vida recta, con filosofías, etc., pero todas sus tentativas son en vano.

La tercera Ley nos da la única solución a este problema:

3. TERCERA LEY

Jesucristo es la ÚNICA provisión de Dios para el pecador. Solo en Él puedes conocer el Amor y el propósito de Dios para tu vida.

Él murió en lugar nuestro: "Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" (Romanos 5:8).

Él resucitó: "Cristo murió por nuestros pecados... fue sepultado... resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; que apareció a Pedro y después a los doce. Luego apareció a más de quinientos hermanos a la vez" (1 Corintios 15:3-6).

Él es el Único Camino: "Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí" (Juan 14:6).

Ley 3

 Dios ha salvado el abismo que nos mantenía separados de Él al enviar a Su Hijo Jesucristo, para que muriera en la cruz en nuestro lugar.

No es suficiente conocer estas tres leyes:

4. CUARTA LEY

Debemos RECIBIR a Jesucristo como Señor y Salvador mediante una invitación personal; entonces podremos conocer y experimentar el amor y propósito de Dios para nuestras vidas.

Debemos recibir a Cristo: "Pero a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio derecho a ser hechos hijos de Dios" (Juan 1:12).

Recibimos a Cristo por Fe: "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. No es por obras, para que nadie se gloríe" (Efesios 2:8-9).

Recibimos a Cristo mediante una Invitación Personal: (Cristo afirma): "He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él y cenaré con él, y él conmigo" (Apocalipsis 3:20). El recibir a Cristo implica volvernos a Dios (arrepentimiento), confiando que Cristo viene a nuestras vidas, perdona nuestros pecados y hace de nosotros la persona que quiere que seamos. No es suficiente dar un asentimiento intelectual a sus pretensiones, ni aun tener una experiencia emocional.

Ley 4

¿Cuál de estos dos círculos representa tu vida? ¿Cuál te gustaría que representara tu vida? ¿Tienes alguna razón por la cual no deseas recibir a Cristo ahora?

A continuación se explica como puedes recibir a Cristo:

PUEDES RECIBIR A CRISTO AHORA MISMO MEDIANTE LA FE EXPRESADA EN UNA ORACIÓN (la oración es hablar con Dios).

Dios conoce tu corazón y no tiene tanto interés en tus palabras, sino más bien en la actitud de tu corazón. Te sugiero como guía la siguiente oración: "Señor Jesucristo, te necesito. Te abro la puerta de mi vida y te recibo como mi Señor y Salvador. Gracias por perdonar mis pecados. Toma el control del trono de mi vida. Hazme la clase de persona que quieres que sea".

¿Expresa esta oración el deseo de tu corazón? Si lo expresa, ora ahora mismo y Cristo vendrá a tu vida como Él lo ha prometido.

¿Cómo estar seguro de que Cristo mora en su Vida?

¿Invitaste a Cristo a entrar en tu vida? Según su promesa, contenida en Apocalipsis 3:20 ¿Dónde está Cristo ahora en relación contigo? Cristo dijo que entraría en tu vida ¿Te engañaría? ¿Sobre que autoridad te basas para saber que Dios ha contestado tu oración? En la Fidelidad de Dios y Su Palabra.

La Biblia promete Vida Eterna a todos los que reciben a Cristo:

"Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna, y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna" (1 Juan 5:11-13).

Da frecuentemente gracias a Dios porque Cristo ya está en tu vida y porque Él nunca te dejará (Hebreos 13:5). Puedes saber que Cristo está viviendo dentro de ti y que tienes vida eterna, desde el momento en que le invitaste, basándote en su promesa. Él no te engañará.

¿Qué pasa con los sentimientos?

No depende de los sentimientos:

La Promesa de la Palabra de Dios, no nuestros sentimientos, es nuestra autoridad. El cristiano vive por fe confiando en la fidelidad de Dios y Su Palabra. Este diagrama del tren, ilustra la relación entre el hecho (Dios y Su Palabra), la fe (nuestra confianza en Dios y Su Palabra) y los sentimientos (el resultado de nuestra fe y la obediencia) (Juan 14:21)

hecho fe sentir

El tren correrá con o sin el furgón. De todas formas, sería absurdo intentar hacer correr el tren por el furgón. De la misma manera, nosotros, como cristianos, no dependemos de nuestros sentimientos o emociones, sino que ponemos nuestra fe (confianza) en la Fidelidad de Dios y las Promesas de Su Palabra.

Ahota que has recibido a Cristo:

En el momento que tú, por un acto de fe, recibiste a Cristo, han sucedido muchas cosas, entre ellas las siguientes:

  1. Cristo entró en tu vida (Apocalipsis 3:20 y Colosenses 1:27).
  2. Tus pecados fueron perdonados (Colosenses 1:14).
  3. Has venido a ser un hijo de Dios (Juan 1:12).
  4. Has empezado la gran aventura para la cual Dios te ha creado (Juan 10:10; 2 Corintios 5:17 y 1 Tesalonicenses 5:18).

¿Puedes pensar en alguna cosa más maravillosa que te haya podido suceder y más importante que recibir a Cristo? ¿Te gustaría dar gracias a Dios ahora mismo por lo que Él ha hecho por ti? El simple hecho de darle gracias a Dios demuestra tu fe.

¿Y ahora qué?

Sugerencias para el crecimiento cristiano:

El crecimiento espiritual es resultado de confiar en Jesucristo. "El justo vivirá por fe" (Gálatas 3:11). Una vida de fe que te capacitará para confiar en Dios progresivamente en cada detalle de tu vida y a practicar lo siguiente:

C onversa con Dios en oración diariamente (Juan 15:7)

R ecurre a la Biblia estudiándola diariamente (Hechos 17:11). Empieza en el Evangelio de Juan.

I nsiste en confiar a Dios cada aspecto de tu vida (1 Pedro 5:7).

S é lleno del Espíritu de Cristo. Permítele vivir su vida en ti (Gálatas 5:16-17; Hechos 1:8).

T estifica a otros de Cristo verbalmente y con tu vida (Mateo 4:19; Juan 15:8).

O bedece a Dios momento a momento (Juan 14:21).

La importancia del compañerismo cristiano:

En Hebreos 10:25 se nos amonesta: "no dejando de reunirnos". Varios troncos de árbol arden fuertemente cuando están juntos, pero al separarlos se apagan. Lo mismo acontece en tu relación con otros cristianos. Si no perteneces a ninguna iglesia, no esperes a ser invitado: Toma la iniciativa; llama o visita a un ministro de Dios en una iglesia cercana en donde se exalte a Cristo y se predique fielmente Su Palabra. Empieza esta semana y haz planes para asistir a ella regularmente.

¿Quieres compartir tu descubrimiento?

Última actualización el Miércoles, 30 de Noviembre de 2016 17:42
 
Dijimos que estaba bien
Escrito por Administrator   
Jueves, 05 de Marzo de 2020 20:47

PRESENTACIONES EN POWERPOINT

 

"Y DIJIMOS QUE ESTABA BIEN..."

Durante años hemos estado diciéndole a Dios que se salga  de nuestras escuelas, que se salga de nuestro gobierno y que se salga de nuestras vidas ...

Picar en la imagen para ver la Presentación


Última actualización el Jueves, 05 de Marzo de 2020 20:51
 
<< Inicio < Prev 1 2 Próximo > Fin >>

Pág. 2 de 2

Encuestas

¿Cual de estas afirmaciones describe mejor a un cristiano?
 

¿Quien esta en linea?

Tenemos 5 invitados conectado(s)
© 2022 Iglesia Cristiana Evangélica de Colmenar Viejo y Manzanares el Real (Madrid - España)
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.