Jueves, 05 Agosto 2021  
Iglesia Cristiana Evangélica de Colmenar Viejo y Manzanares el Real (Madrid - España)
El Cuerpo de Cristo
Escrito por Administrator   
Lunes, 02 de Noviembre de 2020 13:18

EL CUERPO DE CRISTO

ESTUDIO Nº 86

por DANIEL CABARCOS

1.- Cómo fue posible la formación del Cuerpo de Cristo.
2.- Qué y quién es el Cuerpo de Cristo.
3.- Funciones del Cuerpo de Cristo.

1.- El Cuerpo de Cristo fue posible gracias al sacrificio del cuerpo de Cristo. “Por lo cual, entrando en el mundo dice: Sacrificio y ofrenda no quisiste; mas me preparaste cuerpo.  Holocaustos y expiaciones por el pecado no te agradaron. Entonces dije: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad, como en el rollo del libro está escrito de mí. Diciendo primero: Sacrificio y ofrenda y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni te agradaron (las cuales cosas se ofrecen según la ley), y diciendo luego: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad; quita lo primero, para establecer esto último. En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre.” (Hebreos 10:5-10).
“Entrar en el mundo”, (kosmos), es una clara referencia a Juan 1:14.- “Fue hecho carne y habitó (ESKÊNÕSEN), fijó tabernáculo, entre nosotros.” El tabernáculo es símbolo de la presencia de Yahvé entre el pueblo.
La nueva creación que Dios deseaba, necesitó de un sacrificio perfecto, por eso dice “me preparaste cuerpo” (He.10:5). KATARTIZÕ (disponer, aparejar, equipar). Era necesario un cuerpo físico (carne), para poder presentar la ofrenda definitiva (He.2:14; Ro.8:1-3). Fue necesario que Él participara (METECHÕ) (tener con, referente a de carne y sangre (humanidad)), para así poder anular (KATARGEÕ) (volver inefectivo), el poder de la muerte. Su cuerpo físico fue el soporte material que sirvió de ofrenda para llevar nuestra carga (1 Pedro 2:24), citando aquí a Is.53:4-6.
La encarnación de Cristo es el símbolo de obediencia por excelencia. El quita lo primero para establecer lo segundo. Quita el sacrificio de animales y establece el sacrificio del cuerpo de Cristo que es definitivo, por eso dice “de una vez por todas” (He.10:10). Esta es la voluntad de Dios desde el principio. En el A.T. el Sumo Sacerdote ponía sus manos sobre la víctima para identificarse con ella. En Hebreos el Sumo Sacerdote y la víctima son la misma persona, no cabe un grado mayor de identificación con el pecado y los pecadores. Siendo en sí mismo perfecto como Sumo Sacerdote y como víctima, conduce a la humanidad hacia la perfección moral.
El cuerpo físico de Cristo en su sacrificio, hizo posible la unificación en un Cuerpo de multitud de miembros, un Cuerpo que formamos los creyentes por medio de la fe y del bautismo del Espíritu Santo (1 Co.12:13). El Espíritu Santo es señal inequívoca de filiación (Ro.8:14-17). El Cuerpo de Cristo y el Espíritu Santo son el nexo de unión entre los hombres, las culturas, las razas y las clases sociales (Col.3:10-11). El Cuerpo de Cristo nos une a Él y a unos con otros (Ro.7:4). El Cuerpo de Cristo es el lugar de reconciliación entre Dios y los hombres (Col.1:21-22). Se emplea aquí el verbo KATALLAGE (reconciliar) y denota un cambio en una de las partes producida por la otra. El cuerpo de Cristo fue lo que hizo posible este cambio.
El cuerpo de Cristo hizo posible la ruptura de las barreras humanas y la creación de un nuevo ser humano (Col.3:9-11; Efe.2:15). Se usa aquí el sustantivo ANTHRÕPÕN, que se emplea generalmente para referirse al ser humano sin distinción de sexos (para ello el griego tiene palabras específicas (Gá.3:28)). La unión a través del amor es la señal de identificación de este nuevo ser humano: en Juan 17:11 se nos muestra el grado de unión e intimidad de este nuevo ser humano, porque dice literalmente: “una misma sola cosa”. La pertenencia al Cuerpo de Cristo demanda “UNICIDAD”, calidad de único, de voluntad y espíritu. Podemos ver la misma idea en Jn.17:21-23.
Los creyentes podemos y debemos tener esta unicidad cuando somos conscientes de que esto es posible gracias a que todos formamos parte del Cuerpo de Cristo (1 Co.12:24-27). La falta de unidad entre los creyentes, las divisiones, las contiendas, las tensiones, son un atentado contra Dios y un impedimento para que el mundo crea (ver Juan 17:21, 23); dice el versículo 23 “para que sean perfeccionados hacia una misma cosa”. Este verbo usado aquí (TETELEIOMENOI), perfeccionados, significa también ‘acabado’, teniendo la idea de una meta, un propósito a alcanzar. La clave de esto nos la da Juan 10:30.- “Yo y el Padre uno somos”. El “uno” aquí es neutro y quiere decir una unidad, una esencia, una sola naturaleza y propósito. Dice Lacueva: “un solo ser, no una persona”.
Esta es la meta a alcanzar del Cuerpo de Cristo: un nuevo ser humano que se va perfeccionando hasta llegar a esta plenitud. Juan deja constancia de esto en su primera carta (1 Juan 3:2). Pablo también habla de esto en 1 Co.15:35-49.

Puedes seguir leyendo este Estudio o bajártelo en formato PDF en este enlace.

Última actualización el Lunes, 02 de Noviembre de 2020 13:33
 
Testimonio Daniel González
Escrito por Administrator   
Viernes, 21 de Agosto de 2020 11:28

= VIDAS TRANSFORMADAS =

TESTIMONIO: DANIEL GONZÁLEZ FERNÁNDEZ

EL MISIONERO QUE LLEVÓ EL EVANGELIO A MILES DE HOGARES

por JORDI TORRENTS

Daniel tenía muy claro que la educación es un derecho, y que acceder al Evangelio, también.

(Publicado en la revista EDIFICACIÓN CRISTIANA, Mayo - Agosto 2018. Nº 284. Permitida la reproducción total o parcial de esta publicación, siempre que se cite su procedencia y autor.)

Un anciano orando,Autor foto Eric Enstrom manos juntas y apretadas, ojos cerrados, ante una Biblia, un pedazo de pan y un cuenco de sopa. Eric Enstrom, en 1918, captó una de las imágenes más bonitas de la historia, una fotografía que parece un cuadro, suelen decir muchos.Una fotografía titulada Gracia y que, con pocos elementos, capta la luz necesaria, el tono perfecto y la pausa precisa para definir una vida como la de Daniel González Fernández, que falleció en el año 2018 a los 79 años. Esa fotografía era la imagen favorita de Daniel (permítanme que le cite por su nombre de pila), la que presidía su comedor y, lo más importante, la que presidía su vida, su estilo de vida.

Daniel se formó como Perito Mercantil, esa es la parte curricular más “oficial”, pero su verdadero oficio y vocación fueron servir a la extensión de la Palabra de Dios desde varios frentes. Dirigió equipos evangelísticos, fue anciano de varias iglesias (Guinardó y La Bisbal, en Barcelona, y Sant Feliu de Guixols), así como director de las entidades Misión Alturas y Cursos Bíblicos por Correspondencia. En los años 60, en pleno túnel de la oscuridad franquista, formó parte de los equipos de Operación Movilización (OM) y de su tarea evangelística por toda España. En 1966 funda la iglesia de Marquesa de Caldes, en la Barcelona que lo recibió desde su Salamanca natal, y en 1975 inició un intenso trabajo de plantación de iglesias en la provincia de Girona,Daniel y Carmen donde el equipo de Misión Alturas abrió puntos en Girona, Salt, Figueres, Roses, Blanes y Sant Feliu. ¿Y qué decir de Cursos Bíblicos? ¿Quién no se ha topado nunca con alguno de sus incontables folletos que respondían a títulos tan sugerentes como ‘Ben-Hur’, ‘A mí, ni fu ni fa’ o ‘El pan de vida’? ¿Quién no ha visto uno de los miles de anuncios que poblaron las páginas de las más variopintas revistas y periódicos? Daniel tenía muy claro que la educación es un derecho, y que acceder al Evangelio, también, aunque en la España franquista no abundaba ese tipo de libertad. Daniel y su equipo se las ingeniaron para difundir, para avivar, para acercarse a cientos de miles de hogares a pesar de las dificultades. Un ministerio clave fue Cursos Bíblicos por Correspondencia – rebautizado décadas después como Cursos Bíblicos ya en la era de Internet -, que ha contado con 40 colaboradores directos a lo largo de toda su historia y con unas cifras de escándalo, ya que atendió a casi 92.000 personas de 35 países en sus ¡55 años! De historia. Una historia escrita con páginas de amor, de conversiones, de conocer a gente, de extender el Evangelio y plagada de unas dificultades que, en fondo, para Daniel eran todavía un aliciente más: oposición de curas católicos, visitas a las comisarías, confiscación de literatura cristiana, expulsiones y alguna que otra noche en el cuartelillo gentileza de la Guardia Civil de la época. Los inicios de Cursos se fraguaron con un proyecto muy ambicioso: el envío de un millón de folletos por correo de forma clandestina, una operación que precisó del uso de varios buzones de toda España para no levantar sospechas. Ese envío subversivo constaba de un Evangelio de Juan y de la oferta de un curso bíblico. Y la respuesta fue espectacular: 30.000 solicitudes, que llegaron a través de Portugal, y que Daniel y los suyos tuvieron que compartir con el ministerio holandés La Luz de la Vida, al no dar abasto.

Su primera oficina estuvo en Terrasa – la misma ciudad donde, paradojas de la vida, Daniel ha vivido los últimos años de su vida, junto a su esposa Carmen Martí, otro elemento clave en su vida y en la historia de Cursos - , para trasladarse después a Madrid (sede que atendió Carmen durante cinco años) y regresar a Barcelona.

Puedes seguir leyendo este Testimonio o bajártelo en formato PDF en este enlace.

Última actualización el Domingo, 06 de Septiembre de 2020 18:55
 
4 Leyes
Escrito por Administrator   
Martes, 29 de Noviembre de 2016 12:41

4 LEYES

(Todos los textos empleados en este artículo han sido sacados de la Biblia de Estudio Siglo XXI, versión Reina Valera Actualizada)

 leyes espirituales

1. PRIMERA LEY

Dios te AMA y tiene un PLAN MARAVILLOSO para tu vida.

El Amor de Dios

"Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree no se pierda, más tenga vida eterna" (Juan 3:16)

El propósito de Dios

Cristo afirma: "Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia" (Juan 10:10b)

¿Por qué la mayoría de las personas no experimentan la vida en abundancia?

2. SEGUNDA LEY

Porque el hombre es PECADOR y está SEPARADO de Dios; por lo tanto no puede conocer ni experimentar el amor y el plan de Dios para su vida.

El hombre es pecador: "Porque todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios" (Romanos 3:23). El hombre fue creado para tener relación perfecta con Dios, pero debido a su egocentrismo y desobediencia, escogió su propio camino, y la relación con Dios se interrumpió. Éste acto de volunbtad propia que se manifiesta por una actitud de rebelión activa o indiferencia pasiva, es una evidencia de lo que la Biblia llama pecado.

El hombre está separado: "Porque la paga del pecado es muerte" (separación espiritual de Dios) (Romanos 6:23)

Ley 2

Dios es santo y el hombre pecador. Un gran abismo les separa. El hombre trata continuamente de encontrar a Dios y la vida abundante mediante su propio esfuerzo, "no haciendo mal a nadie", con una vida recta, con filosofías, etc., pero todas sus tentativas son en vano.

La tercera Ley nos da la única solución a este problema:

3. TERCERA LEY

Jesucristo es la ÚNICA provisión de Dios para el pecador. Solo en Él puedes conocer el Amor y el propósito de Dios para tu vida.

Él murió en lugar nuestro: "Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" (Romanos 5:8).

Él resucitó: "Cristo murió por nuestros pecados... fue sepultado... resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; que apareció a Pedro y después a los doce. Luego apareció a más de quinientos hermanos a la vez" (1 Corintios 15:3-6).

Él es el Único Camino: "Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí" (Juan 14:6).

Ley 3

 Dios ha salvado el abismo que nos mantenía separados de Él al enviar a Su Hijo Jesucristo, para que muriera en la cruz en nuestro lugar.

No es suficiente conocer estas tres leyes:

4. CUARTA LEY

Debemos RECIBIR a Jesucristo como Señor y Salvador mediante una invitación personal; entonces podremos conocer y experimentar el amor y propósito de Dios para nuestras vidas.

Debemos recibir a Cristo: "Pero a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio derecho a ser hechos hijos de Dios" (Juan 1:12).

Recibimos a Cristo por Fe: "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. No es por obras, para que nadie se gloríe" (Efesios 2:8-9).

Recibimos a Cristo mediante una Invitación Personal: (Cristo afirma): "He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él y cenaré con él, y él conmigo" (Apocalipsis 3:20). El recibir a Cristo implica volvernos a Dios (arrepentimiento), confiando que Cristo viene a nuestras vidas, perdona nuestros pecados y hace de nosotros la persona que quiere que seamos. No es suficiente dar un asentimiento intelectual a sus pretensiones, ni aun tener una experiencia emocional.

Ley 4

¿Cuál de estos dos círculos representa tu vida? ¿Cuál te gustaría que representara tu vida? ¿Tienes alguna razón por la cual no deseas recibir a Cristo ahora?

A continuación se explica como puedes recibir a Cristo:

PUEDES RECIBIR A CRISTO AHORA MISMO MEDIANTE LA FE EXPRESADA EN UNA ORACIÓN (la oración es hablar con Dios).

Dios conoce tu corazón y no tiene tanto interés en tus palabras, sino más bien en la actitud de tu corazón. Te sugiero como guía la siguiente oración: "Señor Jesucristo, te necesito. Te abro la puerta de mi vida y te recibo como mi Señor y Salvador. Gracias por perdonar mis pecados. Toma el control del trono de mi vida. Hazme la clase de persona que quieres que sea".

¿Expresa esta oración el deseo de tu corazón? Si lo expresa, ora ahora mismo y Cristo vendrá a tu vida como Él lo ha prometido.

¿Cómo estar seguro de que Cristo mora en su Vida?

¿Invitaste a Cristo a entrar en tu vida? Según su promesa, contenida en Apocalipsis 3:20 ¿Dónde está Cristo ahora en relación contigo? Cristo dijo que entraría en tu vida ¿Te engañaría? ¿Sobre que autoridad te basas para saber que Dios ha contestado tu oración? En la Fidelidad de Dios y Su Palabra.

La Biblia promete Vida Eterna a todos los que reciben a Cristo:

"Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna, y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna" (1 Juan 5:11-13).

Da frecuentemente gracias a Dios porque Cristo ya está en tu vida y porque Él nunca te dejará (Hebreos 13:5). Puedes saber que Cristo está viviendo dentro de ti y que tienes vida eterna, desde el momento en que le invitaste, basándote en su promesa. Él no te engañará.

¿Qué pasa con los sentimientos?

No depende de los sentimientos:

La Promesa de la Palabra de Dios, no nuestros sentimientos, es nuestra autoridad. El cristiano vive por fe confiando en la fidelidad de Dios y Su Palabra. Este diagrama del tren, ilustra la relación entre el hecho (Dios y Su Palabra), la fe (nuestra confianza en Dios y Su Palabra) y los sentimientos (el resultado de nuestra fe y la obediencia) (Juan 14:21)

hecho fe sentir

El tren correrá con o sin el furgón. De todas formas, sería absurdo intentar hacer correr el tren por el furgón. De la misma manera, nosotros, como cristianos, no dependemos de nuestros sentimientos o emociones, sino que ponemos nuestra fe (confianza) en la Fidelidad de Dios y las Promesas de Su Palabra.

Ahota que has recibido a Cristo:

En el momento que tú, por un acto de fe, recibiste a Cristo, han sucedido muchas cosas, entre ellas las siguientes:

  1. Cristo entró en tu vida (Apocalipsis 3:20 y Colosenses 1:27).
  2. Tus pecados fueron perdonados (Colosenses 1:14).
  3. Has venido a ser un hijo de Dios (Juan 1:12).
  4. Has empezado la gran aventura para la cual Dios te ha creado (Juan 10:10; 2 Corintios 5:17 y 1 Tesalonicenses 5:18).

¿Puedes pensar en alguna cosa más maravillosa que te haya podido suceder y más importante que recibir a Cristo? ¿Te gustaría dar gracias a Dios ahora mismo por lo que Él ha hecho por ti? El simple hecho de darle gracias a Dios demuestra tu fe.

¿Y ahora qué?

Sugerencias para el crecimiento cristiano:

El crecimiento espiritual es resultado de confiar en Jesucristo. "El justo vivirá por fe" (Gálatas 3:11). Una vida de fe que te capacitará para confiar en Dios progresivamente en cada detalle de tu vida y a practicar lo siguiente:

C onversa con Dios en oración diariamente (Juan 15:7)

R ecurre a la Biblia estudiándola diariamente (Hechos 17:11). Empieza en el Evangelio de Juan.

I nsiste en confiar a Dios cada aspecto de tu vida (1 Pedro 5:7).

S é lleno del Espíritu de Cristo. Permítele vivir su vida en ti (Gálatas 5:16-17; Hechos 1:8).

T estifica a otros de Cristo verbalmente y con tu vida (Mateo 4:19; Juan 15:8).

O bedece a Dios momento a momento (Juan 14:21).

La importancia del compañerismo cristiano:

En Hebreos 10:25 se nos amonesta: "no dejando de reunirnos". Varios troncos de árbol arden fuertemente cuando están juntos, pero al separarlos se apagan. Lo mismo acontece en tu relación con otros cristianos. Si no perteneces a ninguna iglesia, no esperes a ser invitado: Toma la iniciativa; llama o visita a un ministro de Dios en una iglesia cercana en donde se exalte a Cristo y se predique fielmente Su Palabra. Empieza esta semana y haz planes para asistir a ella regularmente.

¿Quieres compartir tu descubrimiento?

Última actualización el Miércoles, 30 de Noviembre de 2016 17:42
 
Más artículos...
<< Inicio < Prev 1 2 3 Próximo > Fin >>

Pág. 2 de 3

Encuestas

¿Con qué Iglesia te identificas más?
 

¿Quien esta en linea?

Tenemos 7 invitados conectado(s)
© 2021 Iglesia Cristiana Evangélica de Colmenar Viejo y Manzanares el Real (Madrid - España)
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.