Viernes, 15 Diciembre 2017  
1ª Iglesia Cristiana Evangélica de Colmenar Viejo (Madrid)
Vidas Transformadas PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Sábado, 02 de Julio de 2011 00:43

VIDAS TRANSFORMADAS

En este apartado, recopilamos los testimonios de personas cuyas vidas han sido transformadas el día en que se encontraron con Jesús, quien dijo de sí mismo: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida; nadie viene al Padre sino por mi"

1.- EL DON INEFABLE por el Padre CHINIQUY. El impresionante testimonio de un sacerdote católico y su lucha para conseguir la paz en su corazón.

2.- DEL TEMOR A LA FE por ANA MUNERA . Un relato sencillo pero conmovedor de la búsqueda desesperada de la única Verdad.

3.- TESTIMONIO DE ELENA FORNELL. Quiero transmitir que el anhelo de "buscar a Dios" como refugio y maestro en mi vida ha dado su fruto.

4.- 'YO NO TE ECHO FUERA' por EMILIANO LOPEZ . La experiencia de un ex Testigo de Jehová expulsado de la organización.

5.- TESTIMONIO DE CÁNCER DE CEREBRO por DENNIS A. SWICK . Un relato impresionante, contado por el propio protagonista, de su lucha contra esta enfermedad y su fe y confianza en el Señor.

6.- ¿POR QUÉ DEJÉ DE SER MUSULMÁN? por ABDELAZIZ IMANI . Un musulmán enfrentado a las preguntas que exigen una respuesta.

7.- EL CÁNCER DE MAMA por CLAUDIA LARA. El testimonio esperanzado de una creyente que afirma que Jesús nunca la dejó sola ante la adversidad.

8.- MILAGROS PERSONALES por DENNIS A SWICK . El relato sincero y humilde de los increíbles milagros que Dios ha hecho en la vida de Dennis.

9.- TESTIMONIO DE UN EX-NIÑO DE DIOS por ANTONIO . Antonio nos cuenta el impacto que tuvo en su vida cuando dejó que entrase en ella la poderosa Luz de la Palabra de Dios.

10.- EL PELIGRO DEL OCULTISMO por JUAN JOSÉ ESCUDERO TORRECILLA. La impresionante historia de un creyente español que, por la misericordia de Dios, fue librado del mundo de las tinieblas.

11.- EXPERIENCIA DE MI CONVERSIÓN por ORELLANO PÉREZ BUITRAGO. Testimonio de un ex Testigo de Jehová.

12.- ALCOHOLISMO: ¿DEMONIO O ENFERMEDAD? por PACO BORREGO FLORES. La impresionante historia de un joven alcohólico que salió milagrosamente de la esclavitud del alcohol una vez que encontró a Cristo en el medio de su tormentosa vida.

EL DON INEFABLE

por el Padre CARLOS CHINIQUY

EL PRÓLOGO

El padre Chiniquy era un sacerdote famoso del Canadá. Nació en Kamuraska, Quebec, el 2 de Julio de 1809. Allí fundó la primera sociedad anti-alcohólica, y recibió el título de "Apóstol de la Temperancia del Canadá."Portada del folleto

Debido a su capacidad, fue comisionado a conducir un grupo numeroso de canadienses franceses quienes establecieron una colonia en el Estado de Illinois, Estados Unidos de Norte América.

Hacia el fin de su vida llegó a ser amigo del Presidente Abraham Lincoln...

Visitó Inglaterra varias veces y la siguiente historia de su conversión fué dada por primera vez en Londres.

Su vida se prolongó hasta la edad de noventa años y murió en Montreal el 16 de enero de 1899.

El Don de la Salvación

Nací en la Iglesia Romana en 1809, y fuí ordenado sacerdote en el año de 1833.Por veinticinco años fui sacerdote de dicha Iglesia; y os digo, amigos míos, con toda franqueza, que amaba a la Iglesia de Roma y que ella me amaba a mí. Habría estado dispuesto a derramar hasta la última gota de sangre por mi Iglesia, y habría dado mil veces mi vida por extender su poder y dignidad en todo el Continente Americano y en todo el mundo. Mi gran ambición era convertir a los protestantes y llevarlos a mi Iglesia, porque se me enseñó y así lo prediqué que fuera de la Iglesia de Roma no había salvación, y me entristecía mucho que aquellas multitudes de protestantes tendrían que perderse.

Unos años después de que nací nos cambiamos a un lugar en donde no había escuelas. Mi querida madre fue entonces mi primera maestra, y el primer libro en que me enseñó a leer fue la Biblia. Cuando tenía ocho o nueve años, leía el divino Libro con increible placer y mi corazón se arrobaba con la hermosura de la Palabra de Dios. Mi madre escogía los capítulos que yo leyera y yo les ponía una atención tal que muchas veces rehusaba ir afuera a jugar con los muchachos para solazarme con el placer que me producía la lectura del Santo Libro. Me gustaban algunos capítulos más que otros, y los aprendía de memoria.

Mi madre murió repentinamente, y no mucho después la Biblia desapareció de la casa. Probablemente un sacerdote había enviado a alguien para que se la llevara. Aquella Biblia es la raíz de todo en la historia de mi conversión. Fué la luz puesta en mi alma siendo yo joven y gracias a Dios que aquella luz nunca se ha extinguido. Allí ha permanecido. Es a aquella querida Biblia, por la misericordia de Dios, a la que debo hoy el gozo inefable que siento de estar entre los redimidos, entre aquellos que han recibido la luz y beben de la fuente pura de la verdad.

Biblia_luzPero quizá vosotros diréis, "¿No permiten los sacerdotes católicos romanos que sus feligreses lean la Biblia?" Si, y doy gracias a Dios que así es; y es probable que se jacten de este privilegio. Es un hecho que hoy, casi por todo el mundo se concede permiso de leer la Biblia, y encontraréis la Biblia en las casas de muchos católicos romanos.

Pero una vez que hemos confesado esto debemos decir la verdad. Cuando el sacerdote de Roma, en el día de hoy, pone una Biblia en las manos de sus feligreses, o un sacerdote recibe una Biblia de su Iglesia, hay una condición. La condición es que aunque el sacerdote y los feligreses pueden leer la Biblia, deben jurar que jamás interpretarán una sola palabra conforme a su conciencia, a su inteligencia, o a su propia mente. Cuando fui ordenado sacerdote, juré que interpretaría las escrituras conforme al consenso unánime de los Santo Padres.

Luego, amigos míos, id a los católicos romanos del día de hoy y preguntadles si tienen permiso para leer la Biblia. Ellos os dirán, "Si, yo puedo leerla." Pero preguntadles, "¿Tenéis permiso para interpretarla?" Os dirán, "¡No!" El sacerdote dice terminantemente al pueblo, y la Iglesia dice terminantemente al sacerdote, que ellos no pueden interpretar ni una sola palabra de la Biblia según su entendimiento y su conciencia, y que es un pecado condenable que se echa sobre sí el interpretar una sola palabra. En efecto, el sacerdote dice al pueblo, "Si tratáis de interpretar la Biblia con vuestra inteligencia, estáis perdidos. Es el libro más peligroso. Podéis leerlo, pero no lo podéis entender."

Puedes seguir leyendo este Testimonio o 'bajártelo' en formato Word en este enlace.

barra separadora

 

DEL TEMOR A LA FE

por ANA MUNERA RUBIO

Nací en un pueblecito llamado Hornos, de la Sierra de Segura (Jaén), en el seno de una familia católica, que, como muchas otras, profesaba esa religión por tradición. En este pueblo, como en casi todos los de España, el catolicismo goza de mucho poder, y se ha implantado heredándose de generación en generación, de padres a hijos.
divinityFalsa religiosidad.
En esta religión se permiten cosas increíbles, tales como hacer creer a la gente que un niño, por ser bautizado, sea ya un hijo de Dios. Sin embargo, ¿qué cambio espiritual puede hacer esto en su vida? Los niños que hacen la comunión ¿están preparados? En la catequesis, el estudio de la Biblia se pasa por alto y ni se conoce la Ley de Dios tal como está escrita en la Biblia (ver Éxodo capítulo 20). Se pone la tradición eclesiástica por encima de todo, hasta de la Palabra de las Santas Escrituras.
Por otra parte, en la sociedad actual no hay temor de Dios. Se le menosprecia porque en esta sociedad de consumo en que vivimos su lugar lo ocupa el dinero.
Poco a poco me di cuente de lo vacía que me sentía. Todo era un rito exterior y frío que me iba alejando espiritualmente más y más. Harta de mi rebeldía, de intentar llenar ese hueco con placeres de los ojos y cosas materiales, creyendo alcanzar así la felicidad, caí en un círculo vicioso que me esclavizaba. ¡Qué desengaño!
Anciana.
Tengo que hacer mención de una mujer anciana de mi pueblo, Clotilde. Siempre será digna de mi admiración por lo que ha sufrido en la vida y por su fe siempre firme. Pues a ella le tocó vivir en una época en que la libertad de expresión se pagaba bien cara. Tuvo que superar una prueba tan dura como la de renunciar a sus hijos por no negar a Dios, con todo el pueblo en contra. Y salió victoriosa, recuperando a sus hijos, porque se agarró a la mano del Señor, depositando toda su confianza y esperanza en Él.
Como ya he dicho, ante aquel desengaño y vacío experimentado, empecé a visitarla y a recibir los buenos consejos que ella me daba. Siempre me decía: “En la Biblia está todo y tan claro.”

¿Qué perdía por probar?

El Heraldo.
Pero un día, paseando por el mercadillo del pueblo donde actualmente resido, mis ojos se fijaron en una mesa de libros expuesta por el pastor evangélico de la zona y, a pesar de todos los prejuicios divulgados, acusando a éstos de secta y un sin fin de mentiras acerca de su doctrina, sentí una fuerza interior que me llevó a acercarme, y se me entregó un ejemplar del El Heraldo.
Lo leí. Había un artículo en que se invitaba a los que se consideraban “cristianos no practicantes” a meditar acerca de una serie de preguntas. Esto fue la gota que colmó el vaso. Se citaban unos versículos (creo recordar) en Mateo 7:21, 23: “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos... Y entonces les declararé: nunca os conocí, apartaos de mí, hacedores de maldad.”
Llegué a cuestionarme si conocía yo al Dios verdadero. Mi dios era ficticio, creado a mi antojo, porque su Palabra nunca me había molestado en leerla hasta hacía poco. Igual que los de la iglesia de Laodicea, estaba ciega espiritualmente, no era “ni fría ni caliente”. En Apocalipsis 3:16 dice: “Pero por cuanto no eres frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.” Empecé a temer por mi vida: si moría, ¿qué excusa le podría dar al Señor?

Búsqueda.
Desde ese momento quise buscarle de verdad. Mi interés en leer la Biblia había crecido mucho. Conseguí una cita con una creyente auténtica y, a través de su testimonio, explicándome el Evangelio, obró Dios en mi corazón y me convertí. Me di cuenta de mi condición de pecadora y de que el único que podía salvarme era el Señor Jesucristo, por lo que lo acepté como Salvador, Redentor y Señor mío. Ahora tengo en Él la paz y la tranquilidad de mi alma que tanto buscaba.
Si estás perdido, búscale tu también de corazón. Él es el único mediador que tenemos para acercarnos a Dios. La Biblia, en 1ª Timoteo 2:5, nos dice: “Porque hay un sólo Dios, y un sólo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.” Él nunca nos falla. En Él hallarás la salvación de tu alma. Lee el Evangelio. En Juan 20:31 nos dice: “Pero éstas (cosas) se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.”

(Publicado en “EL HERALDO DEL PUEBLO”, julio-agosto 1999)

Puedes bajarte este Testimonio en formato Word en este enlace.

barra separadora

TESTIMONIO DE ELENA FORNELL

por ELENA FORNELL GARCÍA

Antes de comenzar quisiera aclarar que no tengo la intención de entristecer tu corazón, sino todo lo contrario, quiero transmitir que el anhelo de”buscar a Dios” como  refugio y maestro en mi vida ha dado su fruto, porque he podido comprobar su amor, su sostenimiento, su misericordia de forma muy especial y personal.
Me ha puesto alas de águila y pies de cierva para remontar hacia lo alto sin caerme y ver mi situación como una oportunidad de aprender y no como un castigo.

En esta ocasión es un privilegio compartir con vosotros mi testimonio de paz y gozo en el Señor, después de  la perdida de  mi esposo, Juan López.
Aunque parezca contradictorio humanamente, es maravilloso decir, con toda certeza,  que DIOS ES BUENO, SOBERANO Y VERDADERO.
Es sorprendente comprobar de una forma tan directa y contra todo pronostico favorable ver obrar a DIOS en la vida de mi familia.
árbol frondoso
Sentir esto en lo más profundo de mi alma, en la situación que me encuentro, es probar el triunfo de la fe. Es como juntar el cielo con la tierra, es experimentar el don precioso y gratuito de la fe como un entrenamiento, que disciplina, que capacita,  que anima y da valor en la lucha.
Sin la Gracia de Dios yo no podría haber soportado firme este tiempo tan largo y doloroso, tan lleno de inseguridad, y de  escasos recursos humanos.

Es una bendición como Dios está trabajando en mi vida.
Está cambiando mi debilidad en confianza.
Mi soledad en conocimiento vivo de su Palabra.
Mi dolor en oración, e intercesión por otros.
Mi resentimiento en perdón, y tolerancia.
Mi incredulidad en sensibilidad por los que sufren.
Mi frustración en la esperanza de mi restauración.
Mi tristeza en el gozo de la vida eterna.
Mi oscuridad en humildad y luz para ver su gloria.
Mi aflicción en el deseo de servirle.
En fin EL ha limpiado mis pensamientos, mis deseos, mis emociones, sintiendo su presencia en cada momento y por eso no dejo de alabarle cada día.

Puedes seguir leyendo este Testimonio o bajártelo en formato Word en este enlace.

barra separadora

'YO NO TE ECHO FUERA'

por EMILIANO LOPEZ
class_roomDurante muchos años he sido un fiel testigo de Jehová, creyendo siempre todas las doctrinas y normas que la organización había estado enseñando, hasta que un día empecé a fijarme en algunos puntos a nivel de la organización que me molestaban, puntos como: ¿por qué un testigo de Jehová no podía tener barba?, o ¿por qué teníamos que llevar un registro tan minucioso y detallado de los barrios donde vivíamos?, o ¿por qué teníamos que vender libros de puerta en puerta, dando la impresión de ser vendedores en vez de predicadores?.
Estas preguntas se fueron haciendo más fuertes con el tiempo. Fue entonces cuando reuní a los ancianos de mi congregación para que ellos me respondieran a estas preguntas. “Son normas de la organización que debemos seguir sin oponernos”. Éstas fueron las únicas respuestas que recibía de ellos. Fue cuando los dirigentes de la organización cambiaron de opinión en un asunto económico, que sólo les beneficiaba a ellos, que salté y dije que no estaba de acuerdo. Pretendían que los lugares donde se reunían, los llamados Salones del Reino de los Testigos Cristianos de Jehová, fueran única y exclusivamente comprados por los testigos de todo el mundo y puestos a nombre de la organización. Todo esto me parecía una tomadura de pelo, un abuso hacia los sinceros testigos que estaban trabajando para ellos, creyendo que esa era la “buena voluntad de Jehová”. Actualmente, según sus mismas estadísticas, existen más de 70.000 congregaciones en el mundo. El propio salón donde yo me reunía costó 14 millones de pesetas y fue puesto a nombre de la Asociación de los Testigos en Madrid.
Lo que comenzó siendo un grupo de estudiantes sinceros de la Biblia a finales del siglo pasado, se ha constituido en una de las mayores multinacionales de los EE.UU. Poseen medio Brooklyn, imprentas, fábricas, edificios, granjas, salones, por todo el mundo y, además, unos 4 millones de seguidores que trabajan sin descanso para vender, llevar y adquirir riquezas que, según ellos, Dios las preservará en el día del juicio sólo para ellos.

Estas dudas y posterior actitud de no estar de acuerdo con estas normas hicieron posible mi expulsión y la de mi esposa. La acusación fue “rebeldía”.

Yo me sentí deprimido por esto, pues a pesar de saber que estaba haciendo lo correcto, fui tan presionado, rechazado, despreciado por aquellos que yo creía mis hermanos sinceros, que caí en un estado de depresión, hasta el punto de perder el trabajo, la salud y el deseo de seguir viviendo. Cerca de un mes estuve en esta condición; incluso pudo costarme mi matrimonio. Un día por la tarde, orando sinceramente a Jehová, le pedí que me ayudara y que me mostrase la Verdad, le dije que la aceptaría aun si Él me decía que no se hallaba en los testigos de Jehová. Miré al cielo y clamé, lloré, supliqué, y miré para la calle y vi pasar dos chicas jóvenes por enfrente de mi casa; entonces sentí un deseo de que me hablaran, algo muy dentro de mí me decía que ellas tenían algo que darme. Seguí mis impulsos y bajé,esperé a que salieran de un portal y ellas, al pasar por delante de mí, se pararon y me dieron una hojita que decía: “Tu respuesta es Jesucristo”, y un número de teléfono donde contactar con ellos. Pedí una entrevista en mi casa y ellos vinieron; les hice pasar y yo tenía encima de la mesa mi Biblia y libros de consulta de los testigos. Nada más entrar les dije que fuera lo que fuera lo que ellos me iban a decir, yo no creía en la Trinidad, ni en la inmortalidad del alma, ni en la divinidad de Jesucristo. Una de estas chicas dijo estas palabras: “Nosotros no hemos venido a discutir contigo, traemos una palabra del Señor Jesús para ti, ¿quieres escucharla?”. Quedé tan impresionado por esta respuesta que casi no pude hablar. Respondí: Si. Entonces leyó en Juan 6:37: “Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera”. Las palabras, “yo no te echo fuera” rompieron mi ansiedad; era la respuesta a mi vida. Jesús no me echa de su lado, me ama, no me aparta de sí, no estoy solo. La hermana me pidió si yo aceptaría que ella orase por mí (para un testigo de Jehová está prohibido que alguien de otra religión ore por ella). Dije sin miedo que si. Abrí mi corazón a Jesús, le pedí perdón por mis pecados y le invité a entrar en mi corazón. Sentí una paz tan grande que supe desde ese mismo día que todo iba a cambiar, que era hijo de Dios, que había sido salvo y que Dios me amaba.
Un mes más tarde mi esposa entregó su vida a Cristo y actualmente estoy ayudando a ex testigos a conocer a Cristo, llevando un ministerio de ayuda espiritual a este colectivo, dándome Jesús un amor y una comprensión por ellos que supera lo ya vivido antes.

 

La Confraternidad Evangélica de Ayuda al Testigo de Jehová (CEAT) está para informarte, ayudarte en tus contactos con testigos. Disponemos de documentación que demuestra los intereses de la organización, y un vídeo que habla y prueba lo que los testigos de Jehová están haciendo en América.

Mi Apartado de Correos es el 801.
06080 Badajoz
España.
(Este artículo fue publicado en “El Heraldo del Pueblo”, mayo-junio 1995).

 

Puedes bajarte este testimonio en formato Word en este enlace.

barra separadora

TESTIMONIO DE CÁNCER DE CEREBRO

POR DENNIS A. SWICK

Usado con permiso.  Dennis A. Swick.

http://www.institutointerglobal.org/ ©1999 Email: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

(El hermano Dennis durmió en el Señor en el año 2013 a causa de las complicaciones con el tumor).

La vida a veces es como una montaña rusa con muchos altibajos. Una pregunta que a veces surge es: “Si existe realmente un Dios amoroso y poderoso, ¿Por qué hay tantas personas que sufren?” Mí respuesta sería que con todo lo que me ha pasado,  Dios sí existe y es amoroso y poderoso. Lea lo que sigue:

Yo nací en Los Ángeles,  California el 9 de Diciembre de 1952.  Mi esposa y yo hemos estado en España desde Mayo de 1982.  Mi esposa Nanette nació en Jamaica y vivió entre México y las Filipinas, siendo la hija de misioneros.  Nos casamos el día 14 de Junio que me gradué en la Universidad de California de Irvine.  Venía a España con diabetes (Tipo I) y ya llevo 43 años con esta enfermedad.  Tengo que pincharme con insulina dos veces al día y hacerme un chequeo de la glucosa cuatro veces al día.  Aprendimos el castellano en Barcelona y mi primera hija, Megan, empezó el colegio allá. Dennis

Recuerdo también que en el año 1984 fuimos, mi familia y mis padres, a la Clínica Barrequer en Barcelona para operarme de los ojos por causa de la diabetes.  Recuerdo esperando en la clínica mucho tiempo para ver al medico, y después me llevaron a un cuarto donde él me metió en el ojo un aparato metálico para apartar los parpados y disparar el láser, un árbol del color verde con su tronco y ramas.  Me hicieron muchas quemaduras pequeñas en las dos retinas como cortando ramas (vasos sanguíneos) frágiles de un árbol fuerte (la vena).  Luego me cubrieron los ojos con gasas y mi mujer me llevó a un hotel donde me tumbé por 16 horas mientras mi familia y mis padres visitaron Barcelona.  Al día siguiente me quitaron las vendas y podía ver nublosamente, pero ver de todas formas.  Después me llevaron a casa.

Mi segunda hija, April, nació el mismo día que mi esposa cumplía 29 años en un hospital de Gerona capital.  Estuvimos por un tiempo en la iglesia de Hermanos de la calle de La Bisbal, viviendo cerca de Daniel González y Carmen, de Cursos Bíblicos por Correspondencia.  Después, en 1984 fuimos a vivir en SALT, Gerona, donde tuvimos una campaña de DECISION y empezamos una iglesia de Hermanos con Ramón Rendón, David Frank, y Jorge Huggins.  En SALT aprendimos el catalán, tuve dos exposiciones de cuadros en la Casa de Cultura ‘LES BERNARDES’ en el ’85 y el ’89, empecé un ministerio hacia las sectas; grabamos dos casettes ‘PASO A PASO’ y más tarde ‘A TU LADO’ con Alex Blanco, y tuvimos muchas oportunidades de cantar en persona y por la radio. 

El dolor
Aparte de los demás recuerdos, algo muy fuerte nos pasó allí que no voy a olvidar.  En el mes de Septiembre del año 1985 tuvimos un accidente de coche grave entre Gerona y Figueres en la carretera nacional.  El coche, un Renault 14, se quedó aplastado cuando un camión giró delante de mí, sin indicar nada con sus intermitentes, y yo intenté esquivar el choque con el camión, pero sin éxito.  Más tarde decía que el sol me daba en los ojos, yo no podía ver.  Yo bajé del coche pero Nanette no podía porque su asiento estaba doblado y los del asiento de atrás, Ramón y Xenia Rendón, estaban afectados también por el accidente.  Yo estaba dirigiendo el tráfico esperando a la guardia civil y Nanette estaba en el suelo esperando una ambulancia.  Pasaron treinta minutos o más y una ambulancia llevó a Nanette y Xenia a un hospital en Gerona.  Desde entonces ella ha tenido tres operaciones muy fuertes.  En dos de estas operaciones le tuvieron que sacar hueso de una cadera y ponerlo en su vértebra dorsal.  Y para curarse, estaba guardando cama mientras el hueso se ponía bien.  Después de esto tenia que llevar un collarín rígido por mucho tiempo.  Esperaban los médicos que con el tiempo se pusiera mejor pero de momento sigue con el mismo dolor.  Nunca duerme la noche de un tirón porque el dolor le despierta.Una noche en Madrid en 1988, Nanette escribió este poema.


You burn, you stab                         Now you’re an entity
You throb, you jab                         Living in body and soul
You’re sharp or dull                        Sometimes I defy you  
But never a lull                              Sometimes I just try to
Constant companion                       Who will be stronger today?
Insistent instructor                         Defeat what I would do
Stealing my sleep                           Complete what I could be
Poisoning my plans                        ‘Till death comes to take you away
Reaching down deeper
Than remedies can
Acquired identity

Puedes seguir leyendo este Testimonio o "bajártelo" en formato Word en este enlace.

barra dorada

Última actualización el Lunes, 23 de Octubre de 2017 11:27
 
© 2017 1ª Iglesia Cristiana Evangélica de Colmenar Viejo (Madrid)
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.