Lunes, 28 Septiembre 2020  
1ª Iglesia Cristiana Evangélica de Colmenar Viejo (Madrid - España)
Vidas T. III PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Sábado, 11 de Mayo de 2013 11:51

ALCOHOLISMO: ¿DEMONIO O ENFERMEDAD?

por PACO BORREGO FLORES

Usado con permiso. Paco Borrego Flores, Instituto InterGlobal, ©2008.

http://www.institutointerglobal.org/ Email: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla .

AlcoholismoNací un 4 de Julio de 1957 a las 2.00 a.m. de la madrugada. Soy el primogénito de la pareja que formaron mis padres, Francisco Borrego Lerma y Yolanda Flores Lumbreras. Él era arquitecto recién ingresado del Instituto Politécnico Nacional y ella dejó la carrera de Química Fármaco-Biólogo para dedicarse a las labores del hogar.
Eran una pareja normal como muchas otras que se casaron y empezaron de cero. Pagaban renta de un pequeño epartamento en un edificio multifamiliar teniendo como único mueble la cama. Mi madre me contó que los primeros días mientras no llegaron los muebles, comieron sobre una caja de madera de esas que se usan para transportar tomates y poco a poco fueron comprando los muebles. La familia fue creciendo. Dios los bendijo con 2 hijos más aunque no tan guapos como yo... Marco Antonio en segundo lugar y Jorge Augusto en tercer lugar y último de la dinastía Borrego Flores. Mi papá comenzó a trabajar muy duro y pronto obtuvo frutos de su trabajo. Económicamente fue prosperando  hasta que cuando yo tenía siete años pudo construir su primera casa, una casa con una arquitectura moderna y vanguardista. Recuerdo que fue un 4 de Julio el día que nos fuimos a vivir a esta hermosa casa. Era grande, funcional, espaciosa, sin áreas desperdiciadas. Estaba diseñada a la medida de las necesidades de esta joven familia aun sin saber lo que el destino nos tenía preparado. Nuestra vida corría como la mayoría de las familias de clase media. No voy a profundizar mucho porque esto se llevaría un libro completo. Estoy reservando esto para el libro de mis memorias dónde escribiré mi testimonio completo y las experiencias vividas. Por lo pronto, haré un breve relato de como llegue al alcoholismo y como fui rescatado por Jesucristo de este terrible mal. Por amor y agradecimiento a Él, nació en mi corazón, compartir esta historia con aquellos que lo necesitan. Que el camino a la sanidad total sea menos largo, y menos doloroso, y puedan hacer lo mismo por otros porque uno queda tan agradecido con Dios... Tengo deseos por hacer lo mismo por otros, como lo hicieron aquellos cristianos del grupo Oxford a los fundadores de Alcohólicos Anónimos, el Dr. Bob Smith y Bill Wilson.

Continuando con mi testimonio, mis padres como muchos matrimonios venían de 2 mundos diferentes. Los dos de carácter fuerte. Desde niño, mis hermanos y yo éramos testigos de tremendas riñas, entre papá y mamá. La mayoría de las veces era porque mi madre era muy celosa y mi padre era un tremendo conquistador. A eso le agregamos que también le gustaba la bebida, aunque él era de esos “bebedores sociales”. Por muy borracho y desvelado que llegara a la casa, él era un hombre muy responsable y nunca faltaba a sus obligaciones por las consecuencias de las famosas resacas o malestares del día siguiente. Fue educado por un padre estricto, lo cual después heredó. Recuerdo que en la infancia a mis hermanos y a mí nos traían bien ‘cortitos’. Pero, por otro lado, nos daba todo lo que le pedíamos, y eso los hizo caer en muchos de los errores que ahora, como padre, entiendo perfectamente que somos muy dados a cometer. No los juzgo a ninguno de los dos porque nos amaban y esa era la forma que ellos tenían de demostrarnos su amor.

Pero las riñas cada vez fueron más fuertes hasta que finalmente vino una separación. Luego el divorcio, el cual afectó tanto a mi madre que su depresión llegó al extremo de tener que internarla en un hospital de salud mental, en la Ciudad de México. Mi padre se refugió en los brazos de otra mujer que ahora es su esposa. Estas cosas y otras más que sucedieron en nuestra infancia a mis hermanos y a mí nos afectaron, de tal forma, que empezamos a buscar salidas o medios para arreglárnoslas. Hubo batallas campales que se daban en la casa que parecía que no nos afectaran en nuestra vida cotidiana, pero la verdad es que sí estaban haciendo mucho efecto en los tres hijos. Mi hermano Marco y yo pensábamos que Jorge el más chico no le había afectado tanto porque él era más pequeño cuando sobrevino la separación. Pero cuando el falleció en el año de 1997, descubrí que a él, aun con todas esas virtudes de buen hijo, niño estudioso, metódico y responsable, con su profesión de Lic. en Ciencias de la Comunicación, Maestría y Doctorado en Ciencias y Nuevas Políticas de la Información y Comunicación Mundial, padecía de un problema de identidad muy fuerte.

Puedes seguir leyendo este Testimonio o bajártelo en formato Word en este enlace.

 

TESTIMONIO DE VIDA

por Luis Pedreira Pena

(Publicado en la revista EDIFICACIÓN CRISTIANA, Noviembre – Diciembre 2017 y Enero – Febrero 2018. Nos. 281 y 282. Permitida la reproducción total o parcial de esta publicación, siempre que se cite su procedencia y autor.)

El Señor llamó a su presencia a su siervo Luis Pedreira Peña el 25 de Abril de 2.017. ¡Qué privilegio tienen los salvos por Jesús de pasar con libertad a las moradas de Dios. Aunque dejan huecos de vacío y de dolor, pero ellos pasan a recibir su preciosa herencia, aquella que les donó su Salvador.

Yo, Luis Pedreira Pena, de 69 años por la gracia de Dios el Creador y Fuente de Vida, quiero testificar, en el día de hoy, (veintiséis de octubre del año Gregoriano 2.014 después de Cristo, siendo el año Judío 5775 después de Adán) cómo fue el desarrollo de mi existencia en este mundo.

Nací por la voluntad de Dios (no de mis padres), en la fecha del 3 de Febrero de 1945, muy poco tiempo antes de terminar la llamada segunda guerra mundial, en la aldea de Serantes, población satélite de la ciudad entonces llamada Ferrol del Caudillo. Tuve unos padres víctimas de la naturaleza caída como todos nosotros en la Humanidad. Me quisieron como todos los padres quieren a sus hijos. Mi hermana Pili nació tres años antes que yo, Y fue mi única hermana durante cinco años; después nacieron Casiano y Carmen y a todos los quiero mucho.

Mi padre trabajador. Siempre buscó cómo emplear su tiempo para mantener a su familia. Su primer empleo, que yo recuerde, en la ciudad marinera de Ferrol, fue el de ballenero. Trabajó en un barco que le obligó a faltar de casa más tiempo del conveniente en toda familia. Las ballenas se cazaban en lugares lejanos como Terranova, y la factoría donde se efectuaban las labores necesarias para la comercialización de la carne y el aceite de las ballenas estaba en la ciudad de Ceuta, también lejos de la familia.

Mi madre, mujer religiosa, me enseñó desde que era muy niño el temor de Dios. Pero padecía de celos patológicos en relación con mi padre. Y el distanciamiento por su trabajo de parte de él, provocó en ella verdaderas crisis a causa de sus celos. En una de ellas, teniendo yo tres años, creo, decidió salir de Ferrol para cruzar la Península Ibérica y llegar a Ceuta. Fue muy valiente Viajamos en tren y como no se podía llegar el mismo día de la salida, recuerdo aun vagamente que pernoctamos en una pensión. También recuerdo el barco en que cruzamos el Estrecho de Gibraltar y a una señora americana que me regaló un chicle, cuando en España aún no se conocían.

Puedes seguir leyendo este Testimonio o bajártelo en formato PDF en este enlace.

 

TESTIMONIO DANIEL GONZÁLEZ

por JORDI TORRENTS

(Publicado en la revista EDIFICACIÓN CRISTIANA, Mayo - Agosto 2018. Nº 284. Permitida la reproducción total o parcial de esta publicación, siempre que se cite su procedencia y autor.)

Daniel tenía muy claro que la educación es un derecho, y que acceder al Evangelio, también.
Autor foto Eric EnstromUn anciano orando, manos juntas y apretadas, ojos cerrados, ante una Biblia, un pedazo de pan y un cuenco de sopa. Eric Enstrom, en 1918, captó una de las imágenes más bonitas de la historia, una fotografía que parece un cuadro, suelen decir muchos.Una fotografía titulada Gracia y que, con pocos elementos, capta la luz necesaria, el tono perfecto y la pausa precisa para definir una vida como la de Daniel González Fernández, que falleció en el año 2018 a los 79 años. Esa fotografía era la imagen favorita de Daniel (permítanme que le cite por su nombre de pila), la que presidía su comedor y, lo más importante, la que presidía su vida, su estilo de vida.

Daniel se formó como Perito Mercantil, esa es la parte curricular más “oficial”, pero su verdadero oficio y vocación fueron servir a la extensión de la Palabra de Dios desde varios frentes. Dirigió equipos evangelísticos, fue anciano de varias iglesias (Guinardó y La Bisbal, en Barcelona, y Sant Feliu de Guixols), así como director de las entidades Misión Alturas y Cursos Bíblicos por Correspondencia. En los años 60, en pleno túnel de la oscuridad franquista, formó parte de los equipos de Operación Movilización (OM) y de su tarea evangelística por toda España. En 1966 funda la iglesia de Marquesa de Caldes, en la Barcelona que lo recibió desde su Salamanca natal, y en 1975 inició un intenso trabajo de plantación de iglesias en la provincia de Girona, donde el equipo de Misión Alturas abrió puntos en Girona, Salt, Figueres, Roses, Blanes y Sant Feliu. ¿Y qué decir de Cursos Bíblicos? ¿Quién no se ha topado nunca con alguno de sus incontables folletos que respondían a títulos tan sugerentes como ‘Ben-Hur’, ‘A mí, ni fu ni fa’ o ‘El pan de vida’? ¿Quién no ha visto uno de los miles de anuncios que poblaron las páginas de las más variopintas revistas y periódicos? Daniel tenía muy claro que laDaniel y Carmen educación es un derecho, y que acceder al Evangelio, también, aunque en la España franquista no abundaba ese tipo de libertad. Daniel y su equipo se las ingeniaron para difundir, para avivar, para acercarse a cientos de miles de hogares a pesar de las dificultades. Un ministerio clave fue Cursos Bíblicos por Correspondencia – rebautizado décadas después como Cursos Bíblicos ya en la era de Internet -, que ha contado con 40 colaboradores directos a lo largo de toda su historia y con unas cifras de escándalo, ya que atendió a casi 92.000 personas de 35 países en sus ¡55 años! De historia. Una historia escrita con páginas de amor, de conversiones, de conocer a gente, de extender el Evangelio y plagada de unas dificultades que, en fondo, para Daniel eran todavía un aliciente más: oposición de curas católicos, visitas a las comisarías, confiscación de literatura cristiana, expulsiones y alguna que otra noche en el cuartelillo gentileza de la Guardia Civil de la época. Los inicios de Cursos se fraguaron con un proyecto muy ambicioso: el envío de un millón de folletos por correo de forma clandestina, una operación que precisó del uso de varios buzones de toda España para no levantar sospechas. Ese envío subversivo constaba de un Evangelio de Juan y de la oferta de un curso bíblico. Y la respuesta fue espectacular: 30.000 solicitudes, que llegaron a través de Portugal, y que Daniel y los suyos tuvieron que compartir con el ministerio holandés La Luz de la Vida, al no dar abasto.

Su primera oficina estuvo en Terrasa – la misma ciudad donde, paradojas de la vida, Daniel ha vivido los últimos años de su vida, junto a su esposa Carmen Martí, otro elemento clave en su vida y en la historia de Cursos - , para trasladarse después a Madrid (sede que atendió Carmen durante cinco años) y regresar a Barcelona.

Puedes seguir leyendo este Testimonio o bajártelo en formato PDF en este enlace.

Última actualización el Viernes, 21 de Agosto de 2020 12:15
 
© 2020 1ª Iglesia Cristiana Evangélica de Colmenar Viejo (Madrid - España)
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.