Viernes, 15 Diciembre 2017  
1ª Iglesia Cristiana Evangélica de Colmenar Viejo (Madrid)
Vidas T. III PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Sábado, 11 de Mayo de 2013 11:51

ALCOHOLISMO: ¿DEMONIO O ENFERMEDAD?

por PACO BORREGO FLORES

Usado con permiso.  Paco Borrego Flores, Instituto InterGlobal, ©2008.

http://www.institutointerglobal.org/ Email: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla .

AlcoholismoNací un 4 de Julio de 1957 a las 2.00 a.m. de la madrugada. Soy el primogénito de la pareja que formaron mis padres, Francisco Borrego Lerma y Yolanda Flores Lumbreras. Él era arquitecto recién ingresado del Instituto Politécnico Nacional y ella dejó la carrera de Química Fármaco-Biólogo para dedicarse a las labores del hogar.
Eran una pareja normal como muchas otras que se casaron y empezaron de cero. Pagaban renta de un pequeño epartamento en un edificio multifamiliar teniendo como único mueble la cama. Mi madre me contó que los primeros días mientras no llegaron los muebles, comieron sobre una caja de madera de esas que se usan para transportar tomates y poco a poco fueron comprando los muebles. La familia fue creciendo. Dios los bendijo con 2 hijos más aunque no tan guapos como yo... Marco Antonio en segundo lugar y Jorge Augusto en tercer lugar y último de la dinastía Borrego Flores. Mi papá comenzó a trabajar muy duro y pronto obtuvo frutos de su trabajo. Económicamente fue prosperando  hasta que cuando yo tenía siete años pudo construir su primera casa, una casa con una arquitectura moderna y vanguardista. Recuerdo que fue un 4 de Julio el día que nos fuimos a vivir a esta hermosa casa. Era grande, funcional, espaciosa, sin áreas desperdiciadas. Estaba diseñada a la medida de las necesidades de esta joven familia aun sin saber lo que el destino nos tenía preparado. Nuestra vida corría como la mayoría de las familias de clase media. No voy a profundizar mucho porque esto se llevaría un libro completo. Estoy reservando esto para el libro de mis memorias dónde escribiré mi testimonio completo y las experiencias vividas. Por lo pronto, haré un breve relato de como llegue al alcoholismo y como fui rescatado por Jesucristo de este terrible mal. Por amor y agradecimiento a Él, nació en mi corazón, compartir esta historia con aquellos que lo necesitan. Que el camino a la sanidad total sea menos largo, y menos doloroso, y puedan hacer lo mismo por otros porque uno queda tan agradecido con Dios... Tengo deseos por hacer lo mismo por otros, como lo hicieron aquellos cristianos del grupo Oxford a los fundadores de Alcohólicos Anónimos, el Dr. Bob Smith y Bill Wilson.

Continuando con mi testimonio, mis padres como muchos matrimonios venían de 2 mundos diferentes. Los dos de carácter fuerte. Desde niño, mis hermanos y yo éramos testigos de tremendas riñas, entre papá y mamá. La mayoría de las veces era porque mi madre era muy celosa y mi padre era un tremendo conquistador. A eso le agregamos que también le gustaba la bebida, aunque él era de esos “bebedores sociales”. Por muy borracho y desvelado que llegara a la casa, él era un hombre muy responsable y nunca faltaba a sus obligaciones por las consecuencias de las famosas resacas o malestares del día siguiente. Fue educado por un padre estricto, lo cual después heredó. Recuerdo que en la infancia a mis hermanos y a mí nos traían bien ‘cortitos’. Pero, por otro lado, nos daba todo lo que le pedíamos, y eso los hizo caer en muchos de los errores que ahora, como padre, entiendo perfectamente que somos muy dados a cometer. No los juzgo a ninguno de los dos porque nos amaban y esa era la forma que ellos tenían de demostrarnos su amor.

Pero las riñas cada vez fueron más fuertes hasta que finalmente vino una separación. Luego el divorcio, el cual afectó tanto a mi madre que su depresión llegó al extremo de tener que internarla en un hospital de salud mental, en la Ciudad de México. Mi padre se refugió en los brazos de otra mujer que ahora es su esposa. Estas cosas y otras más que sucedieron en nuestra infancia a mis hermanos y a mí nos afectaron, de tal forma, que empezamos a buscar salidas o medios para arreglárnoslas. Hubo batallas campales que se daban en la casa que parecía que no nos afectaran en nuestra vida cotidiana, pero la verdad es que sí estaban haciendo mucho efecto en los tres hijos. Mi hermano Marco y yo pensábamos que Jorge el más chico no le había afectado tanto porque él era más pequeño cuando sobrevino la separación. Pero cuando el falleció en el año de 1997, descubrí que a él, aun con todas esas virtudes de buen hijo, niño estudioso, metódico y responsable, con su profesión de Lic. en Ciencias de la Comunicación, Maestría y Doctorado en Ciencias y Nuevas Políticas de la Información y Comunicación Mundial, padecía de un problema de identidad muy fuerte.

Puedes seguir leyendo este Testimonio o bajártelo en formato Word en este enlace.

Última actualización el Sábado, 11 de Mayo de 2013 12:23
 
© 2017 1ª Iglesia Cristiana Evangélica de Colmenar Viejo (Madrid)
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.