Jueves, 21 Febrero 2019  
1ª Iglesia Cristiana Evangélica de Colmenar Viejo (Madrid)
El Cuarto Mandamiento PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Sábado, 19 de Enero de 2019 11:43

LOS DIEZ MANDAMIENTOS (V)

EL CUARTO MANDAMIENTO: SANTIFICAR EL DÍA DE REPOSO (1ª parte)

ESTUDIO Nº 78

por PEDRO PUIGVERT

(Publicado en la revista EDIFICACIÓN CRISTIANA, Enero - Febrero 2012. Nº 252. Época X. Permitida la reproducción total o parcial de esta publicación, siempre que se cite su procedencia y autor.)

En el mes de Julio de 2001 se presentó en Marsella (Francia), con motivo del “fiction du reel” (Ficción de la realidad), un festival internacional de documentales, una producción sobre los diez mandamientos realizada por la empresa holandesa Icon TV. Cada mandamiento ha tenido una presentación creativa, así “No tomarás el nombre de Dios en vano”, ha impulsado a Karin Jugar a considerar las veces en que el Altísimo ha sido invocado para santificar guerras y exterminios, pero la directora testifica también de la importancia de la fe religiosa para los militares que han trabajado por la paz en Kosovo. Otro ejemplo: “Santificarás el día de reposo”, el mandamiento más violado, según Paúl Cohen, hace reflexionar sobre el hombre moderno, engranaje de una máquina productiva que no se detiene nunca y corre el riesgo de perder completamente su propia dimensión espiritual, aplastada por la material. La historia de los jóvenes corredores británicos Harold Abrahams y Eric Liddell, que participaron en los Juegos olímpicos de 1924 en París, que constituye el argumento de la película “Carros de Fuego”, puso en el centro del debate la consagración del domingo al Señor. Eric era cristiano evangélico de la Iglesia Reformada de Escocia, hijo de misioneros en China en donde había nacido. Harold era judío y quería demostrar a los británicos ganando una carrera, pues a su parecer no lo valoraban como se merecía. Cuando Eric se enteró que debía correr los 100 metros en domingo se negó y se fue a predicar a una iglesia. Luego pudo correr los 400 metros y ganó la medalla de oro. El  contraste del hombre moderno que vive al margen de Dios, ajeno a su dimensión espiritual como dice Cohen, es mucho más significativo cuando conocemos la historia de Eric Liddell. De todas maneras sorprende el interés que en la actualidad tiene el tema porque uno de los contenidos más visitados de la web de nuestra iglesia (www.iglesiamistral.org) es precisamente la exposición de los Diez Mandamientos y de éstos, los dos comentarios sobre el cuarto son de los más leídos.

Significado de Sabbat
Etimología. El término español “sábado” proviene del griego σάββτον (sábbaton), y éste a su vez del hebreo shabbâth: “reposo, día de reposo”, que deriva del verbo shâbath: “cesar”, “descansar”, “guardar el sábado”. Así, el hombre debe cesar su trabajo un día a la semana (Éx.20:10-11; 31:14; Dt.5:12-15) para santificarlo (apartarlo) para el Señor. Además, la tierra también debía guardar reposo el séptimo año. Ni se plantaba ni se cosechaba. Comían de lo almacenado y de lo que crecía espontáneamente (Lv.25:4-6). Al cabo de siete semanas de años, es decir, en el año 50, habría un año especial, un año de jubileo, en que la tierra descansaba dos años y tenía que ser devuelta a sus primeros dueños, y los esclavos debían ser liberados. Era mucho más que una simple rotación de cultivos o la práctica del barbecho (Lv.25:10-55).

Definición. “En la Biblia se establece el principio de que debe observarse un día de cada siete como día sagrado para Dios. Tomando como base la razón que nos dan los Diez Mandamientos para la observancia del sábado, vemos que Dios mismo había dado el ejemplo para el descanso sabático en relación con la creación. Por lo tanto, el sábado es una ordenanza que emana de la creación (Éx.20:8-11)”¹. Dice un comentario judío: “La consagración indica que Dios ha distinguido este día como coronación de la creación porque con la existencia de este día llega a su plenitud y culminación la creación de los cielos y la tierra. Pues tal como el ser humano, al concluir una obra importante, lo festeja con un día de celebración, así después de la culminación de la creación de los cielos y la tierra llega el Shabbat que consagra la finalización de la misma: pues “קדושה”  “kedusháh” quiere decir distinción y consagración de este día y, cuan bella es la interpretación de nuestros sabios que quieren ver en este verbo la similitud con la ceremonia de “קידושין” “kidushín” – consagración nupcial – lo que denota la distinción exclusiva y definitiva que el desposado confiere a la desposada” (Rabí Abarbanel)².

Puedes seguir leyendo este Estudio o bajártelo en formato PDF en este enlace.

Última actualización el Sábado, 19 de Enero de 2019 12:37
 
© 2019 1ª Iglesia Cristiana Evangélica de Colmenar Viejo (Madrid)
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.