Martes, 04 Agosto 2020  
1ª Iglesia Cristiana Evangélica de Colmenar Viejo (Madrid - España)
Noveno Mandamiento PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Sábado, 06 de Junio de 2020 12:11

LOS DIEZ MANDAMIENTOS (XI)

NOVENO MANDAMIENTO: NO DARÁS FALSO TESTIMONIO CONTRA TU PRÓJIMO

ESTUDIO Nº 84

por PABLO WICKHAM

(Publicado en la revista EDIFICACIÓN CRISTIANA, Marzo - Abril 2013. Nº 258. Permitida la reproducción total o parcial de esta publicación, siempre que se cite su procedencia y autor.)

LECTURAS: Ex.20:16; 23:1, 3, 7, 8: Lev.19:11, 16; Dt.5:20.

I. INTRODUCCIÓN.

Conocer la verdad y poder vivir de acuerdo a ella con la ayuda de Dios es uno de los dones más preciosos que se nos ha dado a los creyentes. La pregunta de Pilato “¿Qué es la verdad?”, cuando Ésta, encarnada, estaba de pie delante de él, nos recuerda en qué se cifra la revelación que Dios da de sí mismo, en su Hijo y en su Palabra escrita, y desde esta perspectiva, podemos ver la realidad de todas las cosas. El mundo, que yace en el maligno y está en la oscuridad de la mentira de la que él es padre, solo conoce medias verdades que más bien sirven, cual telas de araña, para enmarañar y cegar más a los seres humanos, pero para el creyente, la Verdad nos ha hecho libres para conocer, amar y servir a Dios y al prójimo (Juan 8:44-47). La mentira es la “anti-verdad”, un desprecio a Dios quien es en sí la Verdad, y esta verdad no es algo abstracto, es una Persona (Efe.4:21), por lo que es nuestro Modelo a seguir tocante a vivir en esa realidad diáfana.

Pero en una sociedad acostumbrada desde hace milenios a mentir, a no decir toda la verdad u ocultar los hechos “inconvenientes”, no es fácil vivir de acuerdo con la verdad, porque hay muchos incentivos a la “buena mentira”. El mandamiento confronta cuanto se acepta como normal en la sociedad moderna, v.g. solemnes promesas matrimoniales rotas, contratos bancarios o laborales cuya “letra pequeña” contradice o invalida lo que se contrata, promesas electorales que no se cumplen, tratados de paz o de no-agresión que se rompen, o quedan sin efecto en pocas horas (caso de la guerra de Bosnia). En una encuesta en los EE.UU. el 70% contestaban que sus líderes les engañaban continuamente, y no creemos que la situación en Europa sea diferente.

II. ¿POR QUÉ HEMOS DE SER VERACES?

El noveno mandamiento tenía que ver especialmente con los procesos legales, como se ve en varios de los textos citados arriba (comp. Salmo 24:4), para defender los derechos de los débiles e inocentes, pero por extensión se aplica a todas las relaciones interpersonales. Prohíbe la difamación, el perjurio y la mentira, o sea, la crítica destructiva, porque tal conducta “mata” el buen nombre y el honor del prójimo, lo cual quiere decir que tácitamente el mandamiento reconoce y protege estos derechos. Podemos deducir cuatro razones principales para contestar esta pregunta:

1. Como mencionamos en la Introducción, Dios ES la Verdad absoluta y hemos de amoldar nuestras vidas sobre Él, tanto en amor (Mt.5:48), como en verdad (=fidelidad, 2 Co.1:20). Esto implica que hayamos de ser personas de cuyas palabras y promesas se puede confiar plenamente (Stg.5:12). Dios aborrece la mentira en todas sus formas y por esa razón su pueblo tiene que alejarse de ella (Pro.6:16-19; 12:22). El caso del juicio sumario anunciado contra Acab y su reina Jezabel por apropiarse ilegalmente, por medio de testigos falsos, de la herencia de Nabot, muestra claramente lo que el Señor piensa del quebrantamiento flagrante de este mandamiento (1 R.21:13).

Puedes seguir leyendo este Estudio o bajártelo en formato PDF en este enlace.

 
© 2020 1ª Iglesia Cristiana Evangélica de Colmenar Viejo (Madrid - España)
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.